servidor casero

Servidor casero, para qué sirve y cómo montarlo

En nuestro artículo de hoy queremos contarte qué es un servidor casero y para qué sirve tener el tuyo propio. Son muchos los que piensan al escuchar estas palabras que estamos ante algo demasiado complejo, pero lo cierto es que no, solo hay que seguir unos sencillos pasos para tenerlo configurado y las ventajas que podrás gozar con él serán bastantes.

Lo primero que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en un servidor es uno de esos ordenadores gigantes que hay en los centros de datos y en este caso no estamos hablando de nada que tenga que ver con eso. Un servidor que podemos tener en casa para uso personal es un ordenador como otro cualquiera, pero que configuramos para que realice ciertas acciones, que está siempre encendido y que nos permite hacer cosas con él cuando estamos dentro de nuestra red o fuera de ella conectándonos de manera remota. Las acciones que hacemos con ellos suelen ser así, conectado desde fuera con otros dispositivos, por lo que no suelen ponerse ni siquiera pantallas.

¿Qué ordenador me sirve para montar un servidor casero?

Cualquier ordenador puede ser válido para montar un servidor casero, pero lo normal es hacerlo en máquinas que sean pequeñas para que no ocupen demasiado espacio físico en nuestro hogar y también que sean de bajo consumo, para poder tenerlos siempre encendidos y disfrutar así de todas sus ventajas.

No pienses que necesites ordenadores muy potentes para hacer de servidor, no es una máquina donde vayamos a ejecutar juegos o programas de diseño avanzado. Hay muchas personas que los montan sobre Barebone, Mac Mini o incluso en equipos que se le han quedado viejos y que están cogiendo polvo en casa.

¿Por qué necesito un servidor casero?

Esta es una de las preguntas del millón y es que al principio es un poco difícil de entender por qué tendríamos que tener un ordenador encendido constantemente en casa.

Los motivos son muchos, por ejemplo, podemos almacenar datos como películas, fotografías y cualquier cosa que vaya generando la familia en el. Le podemos instalar un sistema de copias de seguridad para no perderlos nunca y todos los miembros de la familia podrán acceder desde sus dispositivos cuando quieran.

Lo que conseguimos con esto es lo mismo que si tuviéramos los datos en la nube y pudiéramos entrar a ellos desde cualquier lugar, pero de esta forma el ordenador está físicamente en nuestra casa y tenemos todas las garantías que nosotros mismos podemos ofrecer, es decir, no dependemos de terceros. Además se pueden hacer cosas como por ejemplo crear un servidor Plex para ver esos contenidos en remoto donde queramos. Imagina tener por ejemplo todas tus películas almacenadas y poder verlas desde cualquier dispositivo del mundo que tenga conexión a internet.

También imagina que quieres montar una página web… lo que contratamos cuando alquilamos un hosting es el espacio donde subimos los archivos de la misma y el sitio en el ordenador que va a estar encendido todo el día para que cualquier pueda consultarla, así que si aprendemos cómo montar una web en nuestro servidor, podemos simplemente comprar el dominio que queramos y tenerla alojada en nuestra casa u oficina. También tenemos que aclarar que esto sirve si no vas a tener muchas visitas ya que tu conexión no estará preparada para servir una cantidad grande de datos. Puedes montar también un servicio FTP para compartir archivos o incluso configurar tus programas P2P como Bitcomet o uTorrent para manejar las descargas que quieras en remoto.

Imagina también que tienes videojuegos instalados en tu equipo porque te lo permite… pues puedes conectarle unos mandos y una televisión o pantalla y usarlo como sistema de juegos. Hay incluso sistemas operativos como SteamOS o Steambox que están pensados para esto.

Si tienes cámaras en casa también es una opción genial para almacenar los datos de las mismas.

¿Cómo montar mi servidor casero?

Vamos a dejarte algunos vídeos explicando con lujo de detalles cómo puedes montar tu propio servidor casero.

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *